San José

A San José padre y guía

de Cristo, hijo del Todo,

noble esposo de María

y de tus hijos apoyo.

Al que pusieron en sus manos,

espada de luz invisible,

y de Herodes fue salvando

al niño hijo de Virgen.

Gracias por ser padre y guía

de un niño que no era tuyo,

sin herir darle la vida

haciéndolo sentir seguro.

Por aceptar con nobleza

cuanto pediste a Dios,

has merecido en la Tierra

ser padre del redentor.

Apoyaste a María,

Nuestra Santísima Madre,

tras ella siempre vivías

para que ella brillase.

San José, Eterno Padre,

sé mi apoyo al caminar,

y si llegan mis pies

no me dejes de cuidar.

Al buen esposo, buen padre,

gracias le doy de por vida,

por protegerme, cuidarme,

y ayudar a mi familia.

de Mis pasos en imágenes