RECUERDOS PERDIDOS

Un vaso de agua cayó sobre la mesa,
mojando los papeles,
corriendo la tinta…
convirtiendo en borrón mi poesía…
Y en la calle, como un milagro,
la lluvia otoñal mojaba las paredes.Era una tarde distinta.La flor en el jarrón,
mientras la leña ardía.
Un abrigo mojado,
un periódico sin fecha,
un reloj sin agujas,
un paraguas cerrado
cuando se apagaba el día…
Y en ese momento, sobre la mesa,
agua y letras, letras y agua:
mil borrones se dibujan
al tiempo que muere mi poesía…

Bostezan las horas
sobre la chimenea,
(eterna fragua),
y el silencio se hace cada vez
más tímido y pequeño,
mientras en el aire aletea
la luz de una vela,
tan fugaz y tan sola
que se posa en mis manos,
inertes de ilusiones y sueños,
para iluminar mi soledad,
para vestir mis horas.

Noté tu ausencia entre las hojas
y busqué tu nombre,
borrado entre renglones…
“¿ dónde estás…?”

Mis ojos de tinta y dolor se mojan,
mientras guardo mis lágrimas en un sobre,
mientras busco en los cajones
mil recuerdos.
Te vas como las horas, como una vela…
Y entre borrones de rimas
me oculto en esta tarde…
y me pierdo…

Me siento en un rincón
… los segundos arden

en la hoguera de las letras sin sentido.
Mueren mil recuerdos en cada renglón
mientras un sol efímero de olvido
convierte en cenizas mi pasado,
convierte en luz mi inspiración.
                                      Pedro Cabrera Puche
                                               Publicado por primera vez en este blog