No lloraré como antaño

Por marcharte de mi vida

no dejaré de quererte,

daré gracias noche y día

el tiempo que pueda verte.

No lloraré ante el Eterno

pidiéndole explicaciones,

por haber gastado el tiempo

de unir nuestros corazones.

No forzaré la apatía

que hiere al débil que sube

y extenderé la alegría

que bebí cuando te tuve.

Tendré tres días de desgarro,

¡que se acostumbre el humano!,

es un tiempo de descanso

hasta hacer tu amor alado.

Así dejar en la tierra

la alegría, el placer,

y una estela consagrada

para poder renacer.

Dejad que bulla mi llanto,

que relaje mis sentidos,

para que pueda mi humano

hacer en paz mi camino.

No lloraré como antaño

culpando de no tenerte,

sería repetir los pasos

de vegetar en la muerte.

en el baúl de mis pasos

dejo guardada bandera,

fundiéndome en el abrazo

de unirme a todo en la tierra.

Renuncio a la moviola,

llorar por lo que no tengo,

así se alejan las sombras

de vivir de falsos hechos.

Por más guiños que me hagan

la apatía, el desamor,

no creeré en la mentira

de que me olvida el Creador.