La escuela antigua

La escuela antigua

 

Con estos versos quiero meditar,

sobre la escuela y los maestros de antaño,

sus cualidades también resaltar

y el trabajo personal nada extraño.

 

Aquellos maestros eran abnegados,

en la tarea de educar, formidables,

a sus niños totalmente entregados,

por su labor serán inolvidables.

 

Ellos dieron íntegra formación,

y consiguieron una gran hazaña,

al dar esa educación e instrucción

de la incultura sacaron a España.

 

Los padres daban ejemplo y consejo,

se respetaba toda la autoridad,

aquella escuela también fue el reflejo,

de cómo era entonces la sociedad.

 

Eran tiempos de escasez y pobreza,

los padres y maestros desde la infancia,

educaban con dulzura y firmeza… .

Íntegramente y con gran exigencia.

 

La escuela era su denominación:

graduada, unitaria o grupo escolar,

siendo siempre para la población

el lugar más querido y popular.

Salvador Pérez Vicente (1955), maestro y escritor.