Aforismos varios

Es más hermoso el beso de un hijo en libertad que mil de unos labios sellados por temores paternos.

                                                                                  De Es bueno recordar…

 

El amor perfecto para cada pareja es aquel que ayuda a evolucionar a ambos sin olvidar el afecto humano.

                                                                             de  Alimentos para el alma…

California por el camino real. San Francisco

Katy cano Sarabia

Katy Cano Sarabia (Alguazas, Murcia, 1949) Funcionaria de Carrera de la Consejería de Agricultura, Agua y Medio Ambiente de la Región de Murcia. Ha publicado poemas en diversos medios: en las revistas “Asociación de Estudios monoveros” y “Convivencia” de Monóvar.

Ha obtenido el premio de relato corto “Emilia Pardo Bazán” y en poesía, entre otros, el de la “Asociación española de Educación ambiental”, los Ayuntamientos de Alguazas y Las Torres de Cotillas. Es miembro de la “Asociación literaria Las Torres” desde su fundación.

 

 

 

 

 

De Oakland a San Francisco,

en un tren americano ligero,

viajaron mis ilusiones

de turista europeo,

y al llegar  al Embarcadero,

frente a las torres de acero,

mis ojos de par en par se abrieron.

 

Al instante me enamoré

de la populosa ciudad

de artistas y bohemios

y al pie de sus casas victorianas

empecé a escribir

estos franciscanos versos.

 

En la cima de mis sueños,

estaba la Catedral de Gracia;

casas con antiguos balcones

y en sus hierros forjados

pude contemplar el arte

de  mi lejana España.

 

Cantaban los pajarillos

en los vitorianos aleros

ajenos a la singular belleza

de los murales de Diego Rivera.

 

Chinatown vibraba en las colinas

con sus bulliciosos  bazares;

kimonos de seda, perlas y jade.

 

 Y en medio de aquel crisol étnico

pasaba el tranvía de otros tiempos.

Desde el Fisherman’s  Wharf,

entre las brumas y el viento,

Alcatraz  se divisaba  a lo lejos;

mientras unos leones marino

rugían hacinados en el puerto.

 

Crucé la puerta dorada

(paso de almas hacia el cielo)

y al otro lado del Golden Gate

aparecía deslumbrante

Sausalito y sus veleros.

 

Mi corazón soñaba en la Bahía.

Aquel gélido día regresé a la estación

y entre fulgores de luces de neón,

pude ver en San Francisco

las estrellas del firmamento.

 

 

 

Más vale vivir la vida

Más vale vivir la vida

dando que hablar a los seres,

que pasar solo por ella

seco, como los laureles.

Es mejor poner el alma

en cualquier acto que toques,

que dejar pasar la vida

mientras se censura al noble.

Más vale, con luz divina,

ver errores y cambiar,

que la oscuridad te exija

una muerte en la verdad.

Es mejor cansancio humano

viviendo tras tu quimera,

que un letargo demostrando

error de quien vive en ella.

Muerte y vida son dos puertas,

invertidas ante el ateo,

una es, muerte en vida,

otra, hacer en la Tierra el Cielo.

Más vale, aunque te equivoques,

hacer lo que te dista el alma

que sufrir los sinsabores

culpando a los otros de tus llagas.

En aquel que se equivoca

debemos quitar dolor,

tal vez lo fuerzan  a que sea

espejo de nuestro error.

En la luz de la mañana

debemos aprovechar,

la visión, unida  a la fuerza

que en la noche dormirá.

En el día ser cometa

en manos de su Creador,

ser libre mientras planea

cumpliendo con su misión.

Pues más vale un minuto en vida

que en mil vidas en la muerte

y quitar mil apatías

antes de llorar por verte.

 

           de Más vale vivir la vida

 

 

 

SIENTO TU CAUTIVERIO

A ti, enemigo de mi alma, pobre criatura que te enredas en la maraña de sensaciones contradictorias.

Hoy siento tu angustia, tus temores y ansiedades referentes a mi humano, el tuyo esclavo de mi consciente llora mi desamor.

Nunca tuviste razón aparente para despreciarme, anularme o permitir que lo hicieran, que es exactamente igual. Al contrario, fue la única mirada de amor real que disfrutaste, pero también fuiste elegido para manifestar en físico cuanto en la lmente creé contra mi existencia .

Mi humano cansado de no obtener lo que creía merecedor desde el nacimiento forzó situaciones en contra, mientras más indefenso era, más tapadera existía para que nadie dudara de mi inocencia y tu culpabilidad.

Aceptarme en ti es tan duro como volver a nacer pero solo así podemos ser liberados el uno del otro.

Hoy te libero de una culpa inexistente, fue mi mente quien me censuró, hirió o pretendió anularme por no ser como creí que debía ser. Tú, tan solo portador inconsciente, pregonas cuanto creé desde la concepción del cuerpo con el que no me identificaba.

Hoy siento tu cautiverio, pido tu liberación de mí, si así lo deseas, o la convivencia humana que siempre creí desear.

Las razones de nuestro desamor solo son eso, razones para no convivir y aprender uno del otro, aquello que somos y que nos negamos a admitir por el dolor que nos produce  el hecho.

Feliz estancia terrenal tengas a partir de este momento si fui causante de lo contrario. Así lo deseo.

                                                                                                                                                De  Buscando moral

AFORISMOS DE NUEVOS COMPROMISOS

[26]  Cuando los sentimientos hablan, vuelan sin voz.

[29]  Nuestra vida humana es un pequeño trayecto en el tiempo o el espacio.

[38]  Cada sonrisa y acto de amor vuelven donde se les dio vida.

[42]  No hace falta la rigidez de las imposiciones, la verdadera verdad saldrá sola.

[51]  El recuerdo hacia a mí, cuando habla tu alma, me llena de ternura.

[52]  Cuando se cumplen las querencias, se duermen los deseos.

 

RECUERDOS PERDIDOS

Un vaso de agua cayó sobre la mesa,
mojando los papeles,
corriendo la tinta…
convirtiendo en borrón mi poesía…
Y en la calle, como un milagro,
la lluvia otoñal mojaba las paredes.Era una tarde distinta.La flor en el jarrón,
mientras la leña ardía.
Un abrigo mojado,
un periódico sin fecha,
un reloj sin agujas,
un paraguas cerrado
cuando se apagaba el día…
Y en ese momento, sobre la mesa,
agua y letras, letras y agua:
mil borrones se dibujan
al tiempo que muere mi poesía…

Bostezan las horas
sobre la chimenea,
(eterna fragua),
y el silencio se hace cada vez
más tímido y pequeño,
mientras en el aire aletea
la luz de una vela,
tan fugaz y tan sola
que se posa en mis manos,
inertes de ilusiones y sueños,
para iluminar mi soledad,
para vestir mis horas.

Noté tu ausencia entre las hojas
y busqué tu nombre,
borrado entre renglones…
“¿ dónde estás…?”

Mis ojos de tinta y dolor se mojan,
mientras guardo mis lágrimas en un sobre,
mientras busco en los cajones
mil recuerdos.
Te vas como las horas, como una vela…
Y entre borrones de rimas
me oculto en esta tarde…
y me pierdo…

Me siento en un rincón
… los segundos arden

en la hoguera de las letras sin sentido.
Mueren mil recuerdos en cada renglón
mientras un sol efímero de olvido
convierte en cenizas mi pasado,
convierte en luz mi inspiración.
                                      Pedro Cabrera Puche
                                               Publicado por primera vez en este blog