GRÍTALO YA, NAZARENO

GRÍTALO YA, NAZARENO

Díselo y que paren ya

que matarte no pudieron,

que te salvó la verdad,

grítalo ya, Nazareno.

Dile a aquellos que se jactan

de engañar por conveniencia,

que la paz, jamás tendrán

si a la mujer no la elevan.

Al que no quiere escuchar

a quien quiere ser primero,

una mujer les dará

paz si ennoblecen sus hechos.

Al que se esconde detrás

de lo que dicen, dijiste,

al que mata por ganar

apártalo de mi estirpe.

Diles que no fue verdad

que engañarte no pudieron,

aunque quieran disfrutar

envidia y maldad tras sus rezos.

Díselo y que paren ya

de creerse que son los buenos,

y que todos pueden llegar

a tu verdad, Nazareno.

Carmen Montero Medina

de Mis pasos en imágenes

 

Sigue usando la vasija

 

 

Se ha desconchado la vasija

de tanto usarla en el tiempo,

de calmar la sed de vida

a buscadores de sueños.

Se rozaron las amarras

que sujetan al pantalán,

cuando mi barco regresa

de pescar en altamar.

Besos de mis niños chicos

se marcharon al crecer,

durmiendo estela de sueños

y la inocencia de ayer.

Las ánforas donde ponía

todo el amor de mi humano,

se alejaron de mi vida

dejando un sabor amargo.

Sigue usando la vasija

expresando sentimientos

y si se rompe algún día

que impregnen el mundo tus hechos.

Como si se parte un día

cuerda que a puerto se ata,

será que hasta la bahía

hizo su estela sagrada.

Y si se alejan los besos

de niños que ya crecieron,

haz reír al que llevas dentro

y volverán nuevos sueños.

Que recipiente de barro

no debe encerrar amor,

debe ser canal de paso

para quitar el dolor.

Como ves, no muere nada

mientras emane en tu interior

néctar que llene de vida

haciendo un mundo mejor.

Porque la envoltura se rompe

o se gasta con el tiempo

pero senda que hace el hombre

esa…, esa se lleva al Eterno.

Carmen Montero Medina

De Hacer consciente  al que pena

Existe un rincón del alma

Existe un rincón del alma

donde la luz no se apaga,

tan solo duerme y espera

a quien la desea y la ama.

Todo humano la presiente,

otros la intuyen o ven

aunque la negra corriente

enturbie su noble hacer.

Existen bellos deseos

mezclados con sentimientos

que van sorteando egos

mientras maduran los cuerpos.

Aquel que trabaja y lucha

en pos de la dignidad,

sin hacer la diferencia

entre uno y los demás,

empieza a ver fogonazos

de senderos interiores

donde el renuncio, son pasos,

y aceptar, sus eslabones.

Su camino siempre oculto

entre zarzas y matojos

invisible a ojos necios

que solo verán, despojos.

Existe un rincón del alma

que emana luz celestial

para aquellos que reclaman

aun estando en guerra, tener la paz.

Serán momentos cruciales

de brindar bellos deseos sin demostrar al que «sabe»

ni pretender poseerlo.

Entonces el rincón oculto

es aurora boreal

desde donde impregna a todos

de luz Blanca candeal.

Pero que nadie confunda

lo que cree ser verdad

con la verdad absoluta

para poder dominar.

Como el humano que se halle

en el filo de la vida

y como naufrago salve

su mente de la locura.

Debería hacer un canto

de alegría y regocijo

transmitiendo lo logrado

a todos los seres vivos.

Pues, no hay acto más glorioso

que transmitir alegrías,

en vez de culpar a otros

de miserias contraídas.

Carmen Montero Medina

De Existe un rincón del alma

San José

A San José padre y guía

de Cristo, hijo del Todo,

noble esposo de María

y de tus hijos apoyo.

Al que pusieron en sus manos,

espada de luz invisible,

y de Herodes fue salvando

al niño hijo de Virgen.

Gracias por ser padre y guía

de un niño que no era tuyo,

sin herir darle la vida

haciéndolo sentir seguro.

Por aceptar con nobleza

cuanto pediste a Dios,

has merecido en la Tierra

ser padre del redentor.

Apoyaste a María,

Nuestra Santísima Madre,

tras ella siempre vivías

para que ella brillase.

San José, Eterno Padre,

sé mi apoyo al caminar,

y si llegan mis pies

no me dejes de cuidar.

Al buen esposo, buen padre,

gracias le doy de por vida,

por protegerme, cuidarme,

y ayudar a mi familia.

de Mis pasos en imágenes

Aforismos de Cuando sufras sin mí…

(9) Los sentimientos son lo más hermoso de lo humano pero deben ser encauzados como las aguas de un río. Que los tuyos den vida al pasar y se fundan con el océano del Universo.

(10) La imitación es un principio de ser, tras eso. sé tú mismo.

(11) No obligar o inducir la acción de otros nos trae la satisfacción e ver y vivir la libertad de quien amamos.

(12) No ama más el que calla que aquel que habla, ni quien se mueve o el que permanece quieto sino aquel que actúa consigo mismo.

(13) Una euforia sin control puede llevarnos a la acción desmedida de la mente, tanto en positivo como en negativo.

(14) Vive, pero no te olvides que aprender es aceptar tus aciertos y tus errores. La perfección es esa.

No con mi nombre

NO CON MI NOMBRE

          Coger el antiguo y destartalado transporte, la subida atropellada, empujones y al fin, la subida  a la planta superior. Los impedimentos no permitían la bajada, tal vez la seguridad que desprendía el saberme que estaba desde siempre, me hacía creer que era arrogante.

Al fin, bajé en mi parada, entre bultos conseguí bajar. El viejo autobús había desembocado en una playa y país del Trópico, mi lugar de procedencia. En mi ausencia habían acampado unas personas haciendo uso de mi nombre. Me indigné, por muy hermano mayor mío que dijera ser ante los moradores del lugar. La verdad era que se crecía ante sus verdaderos hermanos y amigos anulando el recuerdo, la existencia de la que se beneficiaba.

Hasta que decidí cortar con la situación y dije:

-El lugar es mío y aquel que se lo tomó como propio sin serlo, ¡váyase con viento fresco!

No lo vi, siempre se escondía. Los demás daban la cara por él, siempre lo había hecho. He vuelto, -repetí, ¡fuera usurpadores de mi paraíso!

Bajé a evacuar todos los residuos pasados, algún que otro hijo del lugar se ponía tenso, podía hacer lo mismo pero la bajada era profunda. Tan solo cuando la luz alumbró el pozo interior se atrevió a bajar a buscarme, me alegré por él, gracias a ello sus pequeñas ideas tomaron fuerza, crecieron. Fue principio de un camino soñado, vegetación tropical, y como base, en vez de la tierra que debía crecer, las matas que contemplaba, una manta de agua pura, cristalina, el fondo, arena blanca.

Mi pequeña hermana me acompañaba, se sentía feliz, me miraba, preguntaba lo relacionado con el lugar, al principio con temor, después con alegría. Empezamos a ver peces, me preguntaba las especies. De pronto, un pez oscuro  pasó por nuestro lado. Es un mero, le dije, no temas estoy contigo. Cuando vuelva otra vez mi maestro de pesca, se lo diré y lo cogeremos.

Cuando este se enteró quiso salir a cogerlo pero no le contesté. Cuando me preguntó el sitio exacto y no se lo dije, enfadado, me dijo: -He cogido uno. Volví a callar. -Este lo cogeremos juntas o nada, -pensé.

Seguimos andando, ¡hermana!, escuché un grito. Semienterrada una especie de langosta plana que más bien parecía un cangrejo rojo gigante. No  l toques, te puede morder, -le dije.

Tomé una gran bolsa blanca, lo metí, aunque parte de él sobresalía. Nos lo comeremos juntas, -le comenté.

Volvió la alegría, la felicidad a su mirada. -Estoy contenta de tu vuelta, -me susurró.

Yo también de recuperarte, no más palabras.

Disfrutamos del oasis, mi paraíso, con aquellos que ambas amábamos.

 

Ser poeta

“La escritura es la pintura de la voz”.

Voltaire

 

 

Ser poeta es dejarse llevar  por el corazón,

es sentir la pureza del sentimiento

es querer y proyectar a mor.

 

Se poeta es decir con belleza

todas las palabras

aunque encierren todo el dolor.

 

Ser poeta es, así lo siento yo,

tener el alma limpia,

es decir de viva voz una canción.

 

Ser poeta es escuchar el silencio

sin mirar el reloj,

es ser espectador y soñador.

 

Ser poeta es una pócima de locura

con la cordura y la gracia de Dios.

primer poema de Un río de amores

la foto del perfil de Catalina Cano Sarabia

Katy Cano Sarabia

De Hacer consciente al que pena

El equilibrio, el temple, llega cuando intentamos poner bien aquello que creemos que está mal, en nosotros o en quien nos lo pida, sin olvidar que eso es organización divina dentro y fuera de nosotros. Pero, primero, tu alma, tu espíritu.

Todo el agua que calme la sed repartiremos por el mundo y en algún lugar, en algún momento, quien menos nos esperemos se sentirá saciado, puede que nos enteremos o puede que no, pero en nuestros momentos bajos, sentiremos un dulzor interno que nos envolverá desde algún rincón del mundo. Con las nuevas tecnologías tenemos una buena carretera, llévalas donde tu corazón te sienta.

Los sentimientos que sintamos llegarán a cualquier rincón del planeta y estos nos volverán como equipaje para la eternidad. Tenemos todo el día para enviar el nuestro, no importa a quién, pero si es para quienes no consideramos, cuenta más.

Más vale vivir la vida

Más vale vivir la vida

dando que hablar a los seres,

que pasar solo por ella

seco, como los laureles.

Es mejor poner el alma

en cualquier acto que toques,

que dejar pasar la vida

mientras se censura al noble.

Más vale, con luz divina,

ver errores y cambiar,

que la oscuridad te exija

una muerte en la verdad.

Es mejor cansancio humano

viviendo tras tu quimera,

que un letargo demostrando

error de quien vive en ella.

Muerte y vida son dos puertas,

invertidas ante el ateo,

una es, muerte en la vida,

otra, hacer en la Tierra el cielo.

Más vale, aunque te equivoques,

hacer lo que te dicta el alma,

que sufrir los sinsabores

culpando a otros de tus llagas.

En aquel que se equivoca

debemos quitar dolor,

tal vez lo fuerzan a que sea

espejo de nuestro error.

En la luz de la mañana

debemos aprovechar,

la visión, unida a la fuerza

que en la noche dormirá.

En el día ser cometa

en manos de su Creador,

ser libre mientras planea

cumpliendo con su misión.

Pues mas vale un minuto en vida

que mil vidas en la muerte

y quitar mil apatías

antes de llorar por verte.

Creyendo que somos mejor

Tanto pedimos al cielo

que ilumine nuestros pasos,

que olvidamos, al tenerlo,

llorando por otro hallado.

Primero queremos vida

y que nos amen corazones,

exigiendo en la apatía

dominar otras razones.

Aquel  que ganó culpando

siempre tendrá una razón

para herir sueños y pasos

creyendo hacerlo mejor.

No pretender culpa ajena

para imponer nuestros actos,

nos trae la vida plena

y convivencia de pasos.

Dormir tirano interior,

usurpador de verdad,

es no imponer con dolor

lo que nos pudo salvar.

Una, dos, mil o más veces

en sus actos nos veremos,

repetiremos así haceres

hasta entender nuestros hechos.

Tanto se pide a la vida,

creyendo que somos mejores,

que el caos, tras la apatía,

besa nuestros corazones.

Tanto se le echa culpa

a aquél que ha errado en sus actos,

que la saña no ve nunca

que deseó ese calvario.

Por más verdad que creamos

que lleven nuestros movimientos,

se transformarán en violencia

si no aceptamos los hechos.

    Espejos de nuestra esencia