Ser poeta

“La escritura es la pintura de la voz”.

Voltaire

 

 

Ser poeta es dejarse llevar  por el corazón,

es sentir la pureza del sentimiento

es querer y proyectar a mor.

 

Se poeta es decir con belleza

todas las palabras

aunque encierren todo el dolor.

 

Ser poeta es, así lo siento yo,

tener el alma limpia,

es decir de viva voz una canción.

 

Ser poeta es escuchar el silencio

sin mirar el reloj,

es ser espectador y soñador.

 

Ser poeta es una pócima de locura

con la cordura y la gracia de Dios.

primer poema de Un río de amores

la foto del perfil de Catalina Cano Sarabia

Katy Cano Sarabia

De Hacer consciente al que pena

El equilibrio, el temple, llega cuando intentamos poner bien aquello que creemos que está mal, en nosotros o en quien nos lo pida, sin olvidar que eso es organización divina dentro y fuera de nosotros. Pero, primero, tu alma, tu espíritu.

Todo el agua que calme la sed repartiremos por el mundo y en algún lugar, en algún momento, quien menos nos esperemos se sentirá saciado, puede que nos enteremos o puede que no, pero en nuestros momentos bajos, sentiremos un dulzor interno que nos envolverá desde algún rincón del mundo. Con las nuevas tecnologías tenemos una buena carretera, llévalas donde tu corazón te sienta.

Los sentimientos que sintamos llegarán a cualquier rincón del planeta y estos nos volverán como equipaje para la eternidad. Tenemos todo el día para enviar el nuestro, no importa a quién, pero si es para quienes no consideramos, cuenta más.

Más vale vivir la vida

Más vale vivir la vida

dando que hablar a los seres,

que pasar solo por ella

seco, como los laureles.

Es mejor poner el alma

en cualquier acto que toques,

que dejar pasar la vida

mientras se censura al noble.

Más vale, con luz divina,

ver errores y cambiar,

que la oscuridad te exija

una muerte en la verdad.

Es mejor cansancio humano

viviendo tras tu quimera,

que un letargo demostrando

error de quien vive en ella.

Muerte y vida son dos puertas,

invertidas ante el ateo,

una es, muerte en la vida,

otra, hacer en la Tierra el cielo.

Más vale, aunque te equivoques,

hacer lo que te dicta el alma,

que sufrir los sinsabores

culpando a otros de tus llagas.

En aquel que se equivoca

debemos quitar dolor,

tal vez lo fuerzan a que sea

espejo de nuestro error.

En la luz de la mañana

debemos aprovechar,

la visión, unida a la fuerza

que en la noche dormirá.

En el día ser cometa

en manos de su Creador,

ser libre mientras planea

cumpliendo con su misión.

Pues mas vale un minuto en vida

que mil vidas en la muerte

y quitar mil apatías

antes de llorar por verte.

Creyendo que somos mejor

Tanto pedimos al cielo

que ilumine nuestros pasos,

que olvidamos, al tenerlo,

llorando por otro hallado.

Primero queremos vida

y que nos amen corazones,

exigiendo en la apatía

dominar otras razones.

Aquel  que ganó culpando

siempre tendrá una razón

para herir sueños y pasos

creyendo hacerlo mejor.

No pretender culpa ajena

para imponer nuestros actos,

nos trae la vida plena

y convivencia de pasos.

Dormir tirano interior,

usurpador de verdad,

es no imponer con dolor

lo que nos pudo salvar.

Una, dos, mil o más veces

en sus actos nos veremos,

repetiremos así haceres

hasta entender nuestros hechos.

Tanto se pide a la vida,

creyendo que somos mejores,

que el caos, tras la apatía,

besa nuestros corazones.

Tanto se le echa culpa

a aquél que ha errado en sus actos,

que la saña no ve nunca

que deseó ese calvario.

Por más verdad que creamos

que lleven nuestros movimientos,

se transformarán en violencia

si no aceptamos los hechos.

    Espejos de nuestra esencia

La sociedad no está perdida

Hoy cuando la elementalidad cree ganar o haber ganado. Hoy amanece, está el fuego rojizo de una luz que bulle por manifestarse como vol­cán en erupción. Atrás quedan los gritos elementales, la oscu­ridad de las demostraciones queriendo imponer la irrealidad de mentes con ansia de posesión e imposición.

La ternura, la limpieza de sentimientos, se aletargaron en el afán de prevalecer como sea por encima de todo como aceite sobre agua. A la elementalidad no le importa si en su excita­ción vehemente por demostrar, araña almas de verdad absoluta.

El elemento, pasadas sus eufóricas embesti­das, necesitará de dichas almas un aliento de aire que le ayudará a disfrutar un cielo del que dudará aunque se lo entreguen.                              .

Los medios de comunicación transmiten a la sociedad, o viceversa, unos comportamientos que hacen creer que todo vale. Los humanos que buscan una convivencia con valores se dis­traen defendiéndose o esquivando el fuego cru­zado hasta llegar a su barricada, su escudo, hasta llegar a comprender.

No importan los actos, palabras o pensa­mientos ajenos, estos son balas de fogueo que no harán herida si nuestro interior no disparó. También nos  prueban   para  ver  si  deseamos lo que queremos.  El dolor  nos  hará  crear  en la mente o en físico la agresividad que sin ser consciente llegará a quien creemos lo merece y puede ser, incluso, a seres que queremos pero para cuando ellos lloren habremos olvidado que abrimos la puerta que otros elementos cruzaron para herirlos.

La sociedad no está perdida, es un lugar donde nos han puesto para evolucionar cada uno donde necesita. Podríamos haber tenido una vida mejor, pero también peor, incluidas razas o países donde nuestras pruebas seguirían siendo las mismas.

Somos los humanos los que debemos aceptar y aceptarnos y entregar al mundo lo que de él es­peramos y todos podemos todo, pero cada cual en su limite aunque solo fuera pensando.

El paraíso lo crea quien lo  obtiene hacien­do participe a quien lo rodea, en ocasiones, con solo una sonrisa. Todo lo demás que impide transmitir ilusio­nes y sonrisas, aunque sean enfermedades, es humo que se vierte sobre la verdadera verdad para no aceptar que somos una partícula del Creador al que negamos a través de nuestras im­puestas limitaciones.

Que no nos distraigan los “no puedo”, ¡pue­des!, solo has de ser tú mismo.

Extraído de Pensamientos líricos

¿DÓNDE FUE A BEBER LA CULPA?

 

¿Dónde fue a beber la culpa

que nunca calmó su sed

y un rosario de disculpas

formó nana para el ser?

¿Dónde abona sus raíces

esclavitud de amenazas

y humanos libres se sirven

los grilletes de sus almas?

¿En qué taller se ha creado

capote que baila al viento,

ocultando a los tiranos

sentimientos indefensos?

De Espejos de nuestra esencia

 

Destellos de luz

(7) Dentro de ti habita la esencia que te elevará, pon todos los medios para protegerla y ella te salvará.

(13) La libertad, la paz que disfrutas debe servirte para proporcionarla a otros, eso se consigue aceptando a los demás como son.

(18) Vivir expresando sentimientos puede traernos desilusiones humanas pero negarnos a ellos nos lleva a dormir el alma.

(32) Que la costumbre de tener no duerma en nosotros la ilusión por la vida.

(35) Que la calma nunca te falte allá donde se desarrolle tu convivencia.

Para no morir…

(7) No se deja de amar a quien se amó y viceversa.

(12) No te entretengas en divagaciones elementales que tan solo llevan a la permanencia sobre la apariencia.

(16) Vivir el regalo de la felicidad en la vida es fácil. Crearla para disfrute del entorno es más complicado.

(17) Despacio llegarás más lejos. A donde deseas.

(21) En tus horas altas no desprecies lo que despreciarías en tus horas bajas.