California por el camino real. San Francisco

Katy cano Sarabia

Katy Cano Sarabia (Alguazas, Murcia, 1949) Funcionaria de Carrera de la Consejería de Agricultura, Agua y Medio Ambiente de la Región de Murcia. Ha publicado poemas en diversos medios: en las revistas “Asociación de Estudios monoveros” y “Convivencia” de Monóvar.

Ha obtenido el premio de relato corto “Emilia Pardo Bazán” y en poesía, entre otros, el de la “Asociación española de Educación ambiental”, los Ayuntamientos de Alguazas y Las Torres de Cotillas. Es miembro de la “Asociación literaria Las Torres” desde su fundación.

 

 

 

 

 

De Oakland a San Francisco,

en un tren americano ligero,

viajaron mis ilusiones

de turista europeo,

y al llegar  al Embarcadero,

frente a las torres de acero,

mis ojos de par en par se abrieron.

 

Al instante me enamoré

de la populosa ciudad

de artistas y bohemios

y al pie de sus casas victorianas

empecé a escribir

estos franciscanos versos.

 

En la cima de mis sueños,

estaba la Catedral de Gracia;

casas con antiguos balcones

y en sus hierros forjados

pude contemplar el arte

de  mi lejana España.

 

Cantaban los pajarillos

en los vitorianos aleros

ajenos a la singular belleza

de los murales de Diego Rivera.

 

Chinatown vibraba en las colinas

con sus bulliciosos  bazares;

kimonos de seda, perlas y jade.

 

 Y en medio de aquel crisol étnico

pasaba el tranvía de otros tiempos.

Desde el Fisherman’s  Wharf,

entre las brumas y el viento,

Alcatraz  se divisaba  a lo lejos;

mientras unos leones marino

rugían hacinados en el puerto.

 

Crucé la puerta dorada

(paso de almas hacia el cielo)

y al otro lado del Golden Gate

aparecía deslumbrante

Sausalito y sus veleros.

 

Mi corazón soñaba en la Bahía.

Aquel gélido día regresé a la estación

y entre fulgores de luces de neón,

pude ver en San Francisco

las estrellas del firmamento.