A cambio no obtiene herida

No quisiera se veleta

girando al aire, al viento,

solo causar alegrías

a golpe de sentimientos.

No quisiera ser disfrute

de elementos disfrazados,

del morboso que pretende

en su sadismo anular mis pasos.

Me gustaría, aunque no sea

ola que bese la orilla,

calmar del calor la arena

sin que la censura me cause herida.

Me gustaría en mi camino

ser oxigeno de vida,

que hace feliz a los niños

y, a cambio, no obtiene herida.

de Espejos de nuestra esencia